El primer siglo: primeros pasos y dificultades de la Iglesia

¿Quieres puntuar esta entrada?
0 (0)


La Iglesia la fundó Jesús, no es obra humana, Jesús escoge una serie de personas (los apóstoles) para fundar la Iglesia. La actividad de la Iglesia realmente comienza por el año 30, un día de pentecostés en Jerusalén, cuando los 12 apóstoles anuncian la buena nueva, hasta el día de hoy.

Estos primeros comienzos se nos narran en el Nuevo Testamento: Hechos de los apóstoles y las cartas Paulinas. El Nuevo Testamento es la palabra fundadora de la Iglesia, tenemos que considerarlo como documentos históricos. Pero también nos han llegado algunas tradiciones por otros caminos: Eusebio de Cesárea, Apócrifos, etc. Es posible que algunos de esos escritos conserven elementos históricos.

Jesús era judío, igual que los primeros miembros de la iglesia, hablaban el arameo, seguían llevando una vida de judíos piadosos: rezaban en el templo, respetaban las normas alimenticias, practicaban la circuncisión. Aparecen como una nueva secta del judaísmo en medio de otras muchas: fariseos, saduceos, zelotes. Se los llama los «nazarenos», porque seguían a Jesús de Nazaret. Lo que les caracteriza según Hechos era el bautismo en el nombre de Jesús, la asiduidad a la enseñanza de los apóstoles, la fracción del pan (eucaristía) y la constitución de comunidades fraternales.

Los primeros pasos de esta comunidad cristiana van a ser fundamentalmente narrados en el libro de los Hechos.

Pero no todo va a ser fácil para la Iglesia en sus inicios, esa Iglesia va a encontrar una serie de dificultades religiosas, políticas y sociales.

Primeros problemas entre los cristianos de origen griego y judío

Sabemos por los Hechos, que a estos judíos de cultura aramea se les añadieron pronto otros judíos de cultura griega, los helenistas. Entre los dos grupos culturales surgió cierta tirantez y problemas.

Los helenistas se quejan de que sus viudas son mal atendidas, no las tratan igual que a las viudas de origen judío que recibían mayor atenciones y alimentos. Como este problema es importante, los apóstoles eligen a siete hombres y los llaman Diáconos y los dedican a la atención (al servicio) de los necesitados, mientras que los doce apóstoles están al frente de la comunidad aramea.

¿Realmente la Iglesia es algo nuevo o una rama de la religión judía? ¿Y cuál es la actitud que debe tomar?

No todos entienden que la Iglesia es Católica (universal, abierta a todos), pero esto es entendible ya que estamos en un ambiente judío. Los primeros cristianos eran judíos y entendían que sólo el Pueblo de Israel es el elegido por Dios. Entendían al cristianismo como un complemento del judaísmo. Para muchos la Iglesia era judía, su fundador Jesús, María, los Apóstoles, etc. eran judíos. En la misma liturgia de la comunidad primitiva se notaba esta idea de que aunque acudían a casas privadas para escuchar la predicación de los apóstoles y celebrar la fracción del pan, también seguían acudiendo al templo y a las sinagogas. En un principio lo único que les distinguía de los judíos era que creían en Jesús muerto y resucitado y que era el Mesías esperado. Vivían en un ambiente marcado por las Leyes de Moisés y las costumbres judías.

Las cosas comienzan a clarificarse por las acciones de las autoridades judías, rechazando, incluso de manera violenta, a esta comunidad. El Sanedrín y los Sacerdotes al saber que los apóstoles predicaban a Jesús como el Mesías, se preocupan y los tachan de secta, porque al proclamar a Jesús ya no siguen la Ley de Moisés, sino la Ley de Jesús como Hijo de Dios (Bautismo, Eucaristía, obediencia a Pedro como autoridad y la escucha de la predicación de los apóstoles). El mensaje de Jesús ataca los cimientos del judaísmo: Jesús es el Mesías y Dios hecho hombre. Esta afirmación rompe los pilares del pueblo judío y por esto comienzan a perseguirlos.

Esto que es negativo, también es positivo, ya que es una distinción con los judíos, algo distinto, algo nuevo y además hace que el cristianismo se expanda por el imperio romano.

Los líderes religiosos ven como Pedro y Juan suben al Templo y curan a un tullido mediante la fe en Jesús, y lo hacen a la vista del pueblo que se quedan maravillados y comienzan a reunirse en torno a ellos. Y Pedro aprovecha para anunciar el Kerigma: Jesús fue crucificado y al tercer día resucitó, Jesús no es un profeta más, no es un simple hombre bueno, sino que es verdaderamente Hijo de Dios.

Esta predicación en la puerta del templo ya es demasiado para los líderes judíos, y les mandan detener y llevarlos ante el consejo. Pero su sorpresa es que ante ellos, Pedro y Juan en lugar de retractarse y acobardarse, hacen lo contrario, se reafirman en lo dicho. Pedro y Juan representan al cristianismo que se enfrenta contra el judaísmo.

En el año 36 aparece Esteban, que aunque no es un apóstol sino que era uno de los siete que estaban al frente de los cristianos helenistas, sigue las enseñanzas de los apóstoles y predica lo mismo que ellos. Esteban lanza una requisitoria contra el judaísmo de Jerusalén, condenando el culto y el templo, ya que Jesús fue ignorado y condenado a muerte por los judíos de Jerusalén. Su discurso provoca su lapidación por blasfemia y los cristianos helenistas son perseguidos y tuvieron que huir de Jerusalén a Samaria, a la costa mediterránea y a Antioquia. Es en Antioquia, donde los discípulos de Cristo reciben el nombre de cristianos.

En esta ejecución aparece Saulo, que aunque no participa directamente en la ejecución, si ayuda y la apoya. Saulo es un hombre judío convencido de su religión y que se mostró obstinado perseguidor de los discípulos de Jesús. Pero en el camino de Damasco se vio captado por el mismo Jesús, cambia radicalmente, se hace bautizar y pronto se convirtió en el primer predicador del Evangelio (Pablo, el apóstol de los gentiles).

Todo esto nos lleva a las primeras persecuciones no romanas, sino de los judíos, por temor a la ruptura del pueblo judío, incluso por temor a su desaparición.

El primer Concilio de Jerusalén

Entre los propios cristianos, como estamos en los primeros momentos de origen judío, decían que para ser cristiano primero había que realizar prácticas judías (circuncisión, no comer carne de cerdo y sangre, etc.) y observar algunas tradiciones y ritos del pueblo judío.

Una visión de Pedro, en el bautismo del Centurión Cornelio al ver al Espíritu Santo descender sobre él, le hace comprender a que el evangelio se dirige a todos los hombres, que no es necesario pasar por el judaísmo para llegar a la fe. Sin embargo Pedro tiene dudas, por un lado admite la acogida de los paganos en la Iglesia sin condiciones, pero al mismo tiempo tiene miedo de los de Jerusalén. No se atreve a comer con los cristianos procedentes del paganismo y Pablo, que ha vuelto con Bernabé de predicar a los paganos en Antioquia, se lo reprocha con aspereza.

Toda esta tensión queda arreglada con el Concilio de Jerusalén. Por un lado, Santiago, el Jefe de la comunidad de Jerusalén y por el otro, Pablo y Bernabé, que han regresado de su misión. En medio, Pedro actúa como pacificador. Se admite la posición de Pablo de que no hace falta pasar por el judaísmo y no se impondrán ya las prescripciones judías; sin embargo, Santiago logra imponer algunas concesiones a los cristianos llegados del paganismo, cuando están mezclados con los de origen judío: tendrán que abstenerse de consumir sangre.

Con este Concilio de Jerusalén, la fe cristiana ya no está ligada al judaísmo, la Iglesia se hace realmente universal (Católica).

Empieza a complicarse la vida de los cristianos.

Los judíos y también los cristianos tienen que lidiar con el mundo greco-romano, con muchas religiones politeístas e incluso culto al emperador, donde se fomentan los vicios y hay corrientes filosóficas radicalmente opuestas al Evangelio.

En este mundo greco-romano ocurren hechos o sucesos que van a hundir la moral del pueblo judío y que van a echar las culpas a los cristianos (en el año 70 es el saqueo del Templo de Jerusalén por el emperador Tito, años después Roma envía al general Julio Severo que destruye Jerusalén y el Templo y se llevan el candelabro de 7 brazos del templo). Para los judíos los culpables son los cristianos que han traído la destrucción.

Además, uno de sus más fieles defensores, Saulo (Pablo), se ha convertido y propaga la fe cristiana por todo el mundo, funda comunidades y escribe cartas donde refleja claramente que su vida es Cristo, que es el Mesías e Hijo de Dios.

Esto le va a costar que en el año 67, Nerón lo mande decapitar junto con Pedro que es crucificado boca abajo. Pablo muere decapitado porque es la única forma de hacerle callar y Pedro crucificado, boca abajo por petición suya, para dar a entender que Jesús era mortal como Pedro, un charlatán más. La resurrección era una mentira más de la secta.

El cristianismo comienza a ser perseguido por los romanos

¿Pero en general por qué los emperadores romanos comienzan a perseguir a los cristianos? Hay que tener en cuenta:

  • La naturaleza misma del cristianismo, que rechaza el politeísmo y el culto a los dioses y el culto romano. Los cristianos se convierten en hombres sin conciencia y tachados como enemigos del género humano.
  • La actividad de los judíos metiendo cizaña, ya que mientras que se metan con los cristianos a ellos les dejan en paz, por eso van a crear una antipatía hacia los cristianos.
  • La razón de estado, los cristianos rechazan el culto al emperador, por tanto a Roma, y son incompatibles con Roma.

A los emperadores les da lo mismo en lo que crean los cristianos, los persiguen por enemigos de Roma, ya que no aman a Roma y nos les pueden defender. También porque es una religión nueva y les da miedo las novedades.

El primero es Nerón que es emperador desde el año 54 y al comienzo de su reinado, los cristianos no plantean ningún problema. Pero en el año 62 instaura la autocracia, Nerón es elegido por los dioses y por tanto es un dios más, dueño y señor de la vida y la muerte, el senado ya no sirve para nada, ya que Nerón tiene toda la autoridad, se convierte en un auténtico dictador.

Nerón comienza a perseguir a los cristianos por 3 razones fundamentalmente:

  • Por su política autocrática. Los cristianos rechazan adorar al emperador, no participan en el culto imperial y son ateos para ellos.
  • Por su mujer Popea, favorita de Nerón, que era simpatizante de los judíos y mete caña a Nerón en contra de los cristianos.
  • Por la opinión pública, se les acusa de miles de cosas: se comen a los niños y beben su sangre (tomad y comed …., tomad y bebed …), hacen orgías, etc.

La gente formada, sabios y políticos, también atacaban a los cristianos:

  • Los cristianos son los pobres, clases inferiores, esclavos, mujeres y niños, gente ignorante que se cree todo lo que les dicen.
  • Son malos ciudadanos que no quieren participar en el servicio militar, ni política, no quieren a Roma.
  • Lo que dicen son tonterías que se oponen a la razón. Un Dios que se hace niño, que no sabe leer, que se hace caca y pis, un Dios perfecto y eterno (Porfirio).

Nerón comienza a perseguirles de forma violenta y sangrienta en el año 64, los llevan a circo, los empalan y los usan de farolas, etc. Esto es debido al mal llamado incendio de Roma. El 19 de julio del año 64 empiezan a arder unos barrios de Roma, Nerón quería renovar la ciudad e incendia los barrios más humildes y lo hace sin avisar a sus habitantes. Los habitantes pronto se dan cuenta que esto ha sido orden del emperador, los que se salvaron se levantaron contra el palacio y Nerón se asustó y aconsejado por su mujer Popea y sus consejeros, acusa a los cristianos y comienza su persecución violenta como castigo.

Los cristianos que murieron bajo el reinado de Nerón, no murieron en el Coliseo Romano ya que éste no existía todavía, probablemente sucedió en el Circo de Nerón que se encuentra bajo la actual plaza de San Pedro del Vaticano, aquí es donde se ejecutó a Pedro y por eso se construyó el Vaticano aquí.

Con el emperador Domiciano, en el año 92, también murieron muchos cristianos y también se torturaron a muchos, como al apóstol san Juan que luego fue desterrado a la isla de Patmos donde escribió el Apocalipsis. San Juan es el único apóstol que murió de viejo.

Las primeras herejías

Surgen las primeras herejías, las “más importantes” no son las de este siglo, pero ya comienzan. Son 4 principalmente:

  • Judaizantes: afirmaban que después de ser bautizados debían circuncidarse y cumplir otra serie de prácticas judías.
  • Ebionitas: estos a demás de defender lo mismo que los Judaizantes, dicen que Jesús desde que nace hasta que es bautizado es un simple hombre bueno, de carne y hueso, pero que el día de su bautismo fue consagrado por Dios para realizar su cometido divino (en el momento del bautismo se convierte en el Hijo de Dios) y que en su pasión el Mesías se retiró del hombre Jesús.
  • Gnósticos: entre Dios y la materia existen los eones, y uno de estos eones tiene la apariencia y sólo la apariencia de Jesús. La salvación consiste en que el hombre se libre de la apariencia y esto sólo lo pueden lograr los espirituales que son los elegidos de Dios a los que se les ha trasmitido el conocimiento secreto para librarse de la materia.
  • Maniqueos: defienden una moralidad severa y creen en dos principios creadores en lucha constante: el creador del bien y el creador del mal. También se les puede considerar gnósticos.

Los principios de estas primeras comunidades no fueron fáciles, pero ante esta situación la Iglesia primitiva, los primeros cristianos, también hicieron cosas:

  • Ante la oposición de los jefes judíos, el sanedrín, de que los apóstoles predicaran en nombre de Jesús, la Iglesia obedeció a Dios antes que a los hombres y siguieron predicando. Por este motivo fueron perseguidos, apresados, azotados e incluso ejecutados. Los que tuvieron más suerte pudieron huir de Jerusalén y allí donde fueron siguieron proclamando el nombre de Jesús.
  • Crearon el diaconado, que era un servicio de caridad hacia el prójimo.
  • Lucharon por la unión entre los cristianos, entre otros con el Concilio de Jerusalén o en la figura de Pablo que fue uno de los que más luchó por la unidad de los primeros cristianos. Fueron formando comunidades cristianas donde se dejaban presbíteros con autoridad a su cargo (Tito, Timoteo, etc.), van estructurando la jerarquía de la Iglesia (en el siglo II, San Ignacio de Antioquía ya habla de comunidades estructuradas jerárquicamente con un obispo, varios presbíteros y diáconos).
  • Con Pedro, se relata en los Hechos 3 acciones fundamentales para la historia, porque nos confirma la universalidad (catolicidad) de la Iglesia y su misión evangelizadora:
    • Hechos 10: el bautizo del primer romano, el centurión Cornelio.
    • Hechos 8, 9: el diácono Felipe bautiza a un samaritano, Simón el Mago.
    • Hechos 8, 38: el diácono Felipe bautiza a un eunuco ministro de la reina de Etiopía.
  • Existen de este siglo I varios escritos importantes:
    • Se escriben los 4 evangelios, Hechos de los Apóstoles, las cartas y el Apocalipsis.
    • Carta del Papa San Clemente a los Corintios, donde viene a decir que se ponga fin a todas las divisiones que no les dejaban vivir tranquilos.
    • Didaché o doctrina de los 12 apóstoles: recopilación de las enseñanzas de los apóstoles que nos proporciona datos extra bíblicos de la vida de las primeras comunidades cristianas.
    • Discurso a Diogneto: tratado apologético de la vida de los primeros cristianos.
  • Se comienza a practicar los sacramentos de iniciación cristiana:
    • El bautismo, generalmente por inmersión, normalmente de adultos, pero también en ocasiones de niños.
    • A continuación del bautismo ya se les permitía la Eucaristía.
    • La confesión, quien absolvía era exclusivamente el Obispo y por supuesto sólo eran pecados graves (homicidio, adulterio, idolatría, etc.).
    • También sabemos que a los enfermos, los presbíteros los ungían con oleo.
    • Aunque no había todavía una teología de los sacramentos, ni se habla de los 7 sacramentos, sabemos por las pinturas y textos de las catacumbas que se daban el bautismo, confirmación, eucaristía, confesión y unción de enfermos.
  • También encontramos que como para bautizarse era necesaria la confesión de fe, se sintió la necesidad de crear pequeños compendios de la doctrina que se llamaban credos bautismales, eran sencillos y los catecúmenos tenían que aprenderlos antes de ser bautizados (creo en Dios Padre todopoderoso, creo en Jesucristo y creo en el Espíritu Santo).
  • Otro tema que surge es la valentía de los cristianos frente al imperio romano. Vida coherente, honesta e incluso llegando al martirio y muerte por no renunciar a la fe.

La muerte de Pedro

Uno de los acontecimientos clave de este primer siglo es la muerte de Pedro y dónde está enterrado. ¿Realmente está enterrado en el Vaticano?

Pedro y Pablo fueron martirizados en tiempo de Nerón entre el año 63 y 67.

Roma es el centro del cristiandad y el Papa está allí porque allí está la tumba de Pedro (sobre esta piedra edificaré mi Iglesia). Si Pedro hubiese sido enterrado en otra ciudad, el Papa estaría en esa ciudad. Por tanto, tener la certeza de que Pedro fue enterrado en Roma, es un tema importante.

Las razones por las que sabemos que Pedro está allí son las siguientes:

  • Nadie ha dicho lo contrario a lo largo de los 2000 años de historia, a pesar de todos los estudios arqueológicos e históricos, la historiografía pagana nunca lo ha puesto en duda.
  • Hay muchos documentos que corroboran la estancia de Pedro en Roma (carta de San Ignacio de Antioquía a los romanos, carta de San Clemente, carta de Dionisio, carta de San Irineo, etc.).
  • Junto con esta literatura cristiana, tenemos pruebas arqueológicas:
    • Catacumbas de San Sebastián (antes llamadas San Sebastián y San Pedro) se ve claramente en las paredes escritos de los primeros siglos con oraciones dedicadas a San Pedro. Hay un lugar en estas catacumbas que figura “Domus Petri” (casa de Pedro).
    • Excavaciones en el subsuelo del Vaticano realizadas por Pio XII que mandó excavar el subsuelo del Vaticano hasta la cripta del siglo I, para buscar la tumba de San Pedro, que se sabía por una carta dirigida a Prócolo que estaba allí por la mención que se hace del “Trofeo de los apóstoles” o “Trofeo de Gallo”. En estas excavaciones encuentra una tumba, justo debajo alineada con el altar papal de la basílica, en la que hay una inscripción griega que dice “Petro eni” (Pedro está aquí).
    • Posteriormente esta tumba está certificada por las excavaciones que se realizaron con el papa Benedicto XVI.

Esta es la Iglesia del siglo I, la autoridad fue ejercida por los apóstoles mientras vivieron, y tras su muerte, ejercieron los que los apósteles eligieron mediante la consagración imponiendo sus manos e invocando al Espíritu Santo. Y esto hasta nuestros días sin interrupción.

Una Iglesia que se caracteriza por la igualdad de todos sus miembros, pero con pluralidad de carismas y funciones.

Deja una respuesta