Dogma undécimo: las Sagradas Escrituras

¿Quieres puntuar esta entrada?
0 (0)


El dogma undécimo del que nos habla san Cirilo son las Sagradas Escrituras.

Nos cuenta la consistencia entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, como luego dirá el Concilio Vaticano II con la Constitución Dogmática Dei Verbum: “Dios, pues, inspirador y autor de ambos Testamentos, dispuso las cosas tan sabiamente que el Nuevo Testamento está latente en el Antiguo y el Antiguo está patente en el Nuevo. Porque, aunque Cristo fundó el Nuevo Testamento en su sangre, no obstante los libros del Antiguo Testamento recibidos íntegramente en la proclamación evangélica, adquieren y manifiestan su plena significación en el Nuevo Testamento, ilustrándolo y explicándolo al mismo tiempo.”

Nos habla del canon de libros de la Sagrada Escritura que fue con el papa San Dámaso I en el Concilio de Roma (332) cuando la se instituyó el Canon Bíblico con la lista del Nuevo Testamento similar al de san Atanasio y los libros del Antiguo Testamento de la Versión de los LXX.

Habla de los libros apócrifos para referirse a aquellos libros que aparecieron al margen del canon, ya sea del Antiguo o del Nuevo Testamento. Sin embargo, no podemos meter a todos los textos apócrifos en el mismo saco, ni verlos todos por igual, pues aun cuando no son libros canónicos, algunos de ellos ofrecen datos valiosos para la piedad popular o para la liturgia de la Iglesia, Por ejemplo la Didaché, las catas de Bernabé o el Pastor de Hermas, son libros que durante los primeros siglos se consideraron dentro del canon cristiano.

Así también hay tradiciones totalmente aceptadas por el catolicismo que provienen de escritos apócrifos: los nombres de los padres de la Santísima Virgen maría: San Joaquín y Santa Ana; el episodio de la Presentación de la Virgen niña en el templo; el número y los nombres de los Reyes Magos (Melchor, Gaspar, Baltasar); los nombres y las historias del Buen Ladrón(Dimas) y del Mal Ladrón (Gestas); la historia de Verónica (recogida en el Vía Crucis); el nombre de Longinos, el centurión que atravesó el costado de Jesús en la cruz; etc.

Deja una respuesta