Ricardo Diez de Ulzurrun López 26 de noviembre de 2021

En esta catequesis, san Cirilo expone su quinto dogma sobre la resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

La resurrección de Jesús es uno de los hechos más discutido de la historia, evidentemente muchos no-cristianos están seguros que es una mera fábula para dar un sentido divino a la figura de un hombre.

Pero como dice san Cirilo, aparte de que en el Nuevo Testamento se relate así y que san Pablo diga en 1Cor, 15,3-8 que lo vieron resucitado más de 500 hermanos que la mayor parte aún vivían 25 años después, lo que es cierto es que en los seguidores de Jesús se produjo un hecho misterioso.

Los seguidores, discípulos y apóstoles de Jesús, que después de su muerte en la cruz estaban totalmente desanimados y defraudados, como se relata en el episodio de Emaus, una vez que ven a Jesús resucitado cambian radicalmente de actitud.

Algo muy fuerte tuvo que pasar para que, como se puede apreciar en las Escrituras, hombres que le habían abandonado cuando Jesús empieza a hablar de comer su carne y de que nadie puede llegar al hijo si no es por el Padre y los propios apóstoles que le abandonan cuando le apresan por blasfemo, después sorprendentemente proclamen de forma unánime que Jesús de Nazaret estaba vivo, que había resucitado y afrontasen valientemente, por este testimonio persecuciones y, uno tras otro, el martirio o la muerte.

¿Qué provocó un cambio tan radical, sino es la certeza de que Jesús verdaderamente había resucitado? ¿Por qué morir? ¿No hubiera sido más fácil callar el anuncio de la resurrección?.

Algo falla en la lógica humana, salvo que fuese verdad la resurrección y se dieran entonces cuenta de que no era sólo un hombre bueno el que vivió 30 años entre ellos, sino que se trataba de verdad del Hijo Dios, el Verbo, la Palabra, hecho carne. Que murió por nuestros pecados en la cruz, fue sepultado, bajó a los infiernos para liberar a los justos, resucitó al tercer día de entre los muertos, subió al cielo y está sentado a la derecha del Padre intercediendo constantemente por todos nosotros.

Deja un comentario.